top of page

Extra de cuidado

La vida del prematuro no es nada fácil.

Todavía no pueden respirar a pleno pulmón,

ni consiguen comer ellos solos.

Su cerebro es muy sensible al ruido, la luz y los giros

y sus defensas aún están empezando a protegerles.


Por eso requieren de un poco de fuerza para coger aire,

algún empujón para alimentarse

y extra de cuidado para no sufrir daños.

Pero aquí vais a estar bien.

Mamá y papá estarán con vosotros.

Y no os dejaremos solos.


Firmado,


Tu enfermera pediátrica














44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Abuela

Comments


bottom of page